Volver a ¿Qué pensamos?

Divulgar el conocimiento financiero, otro reto para Panamá

La empresa Ecopetrol, que logró activar el mercado de valores colombiano desde el 2006, y que habiendo emitido a 1,400 pesos colombianos, ha logrado pagar en efectivo 255 pesos, dada su buena gestión desde entonces, y su acción estar cerca de los 4,200 pesos al día de hoy. Buena inversión para los más de 500.000 colombianos que en el 95% de los Municipios del país compraron dichas acciones, a partir de 500 pesos colombianos casi USD 200 de esa época. ¿Podremos llegar a ver este tipo de cosas en el mercado local? Con confianza y educación bursátil, es perfectamente posible.

La confianza y la formación son dos temas que van de la mano en el mercado de valores. Hace poco en España la Bolsa miembro del Grupo Bolsas y Mercados Españoles, organizó una jornada de debate respecto a la tipología y sesgos del comportamiento, nivel de formación financiera del pequeño inversor y funcionamiento de la oferta de asesoramiento, porque están bien conscientes del impacto que este tipo de experiencias genera.

La crisis actual ha replanteado muchas reglas y conceptos del funcionamiento de los mercados financieros y de valores.  Y la formación financiera y el asesoramiento regido por prácticas profesionales y éticas, son necesarios para recuperar la confianza y se han convertido en el mayor reto de futuro.

Parafraseando a James Madison, “la circulación de la confianza es mucho más importante y previa a la circulación del dinero”.

En un entorno de crisis económica, tasas de desempleo, endeudamiento elevado, crisis inmobiliaria, reforma de las pensiones, desconfianza hacia las entidades financieras, falta de cultura financiera, complejidad del entorno global y envejecimiento de la población, existe algo positivo: el porcentaje del ahorro está creciendo. Aunque todavía sea mayor en activos reales que en  activos financieros, el 22% de las acciones de las grandes empresas en España son de sus ciudadanos españoles, y esto juega un papel decisivo al apoyar procesos de expansión y consolidación empresarial.

Mucho de ese ahorro financiero está en depósitos que tendrán que diversificarse y, para ello, necesitarán mejor formación, asesoramiento y confianza en aquello en lo que inviertan.

La confianza no se ha deteriorado respecto a  las empresas, sino en temas de políticas económicas, conceptos económico-financieros que antes no formaban parte del dominio público y temas específicos, como la deuda soberana.

La divulgación del conocimiento financiero es un reto difícil porque hay que hacerla de manera eficiente, con calidad suficiente y atractiva para no ahuyentar al público objetivo.

Es un reto que debería ser apoyado desde el Estado (Ministerio de Economía y Finanzas, Superintendencia del Mercado de Valores, Superintendencia de Bancos) y desde el sector privado la Bolsa de Valores de Panamá, Latinclear, la Cámara de Valores y las Casas de Valores que hacen vida en el mercado de valores.

Desde la ventana de cafébursátil.com, la Comunidad del Conocimiento Bursátil pretendemos todos los colaboradores  poner un grano de arena en esta ardua tarea.

Santiago Fernández Castro

Fuente: Cafebursatil.com