Volver a ¿Qué pensamos?

Democratización del capital: El Caso C&W – Clase 4

El Presidente ha anunciado que se estudia la venta del 49% del paquete que ostenta el Estado, y ha mencionado que se haría a los panameños. Ahora bien, vale la pena preguntarse ¿de quién son esas acciones hoy en día, de los panameños? Pues a mi modo de ver, no lo son, salvo los trabajadores que laboran en la empresa, aunque ellos solo reciben los dividendos en efectivo en caso de que se otorguen. Y el Estado, al recibir los dividendos que le corresponden ingresan a las arcas.

En el caso que se decida vender, para que se democratice el capital, el Estado tendría que hacer por medio del Ministerio de Economía y Finanzas una convocatoria a un proceso inédito de oferta pública de venta de dichas acciones y, con el tiempo (plazo de la oferta) y la explicación debida, informar qué cantidad de acciones se pretende vender, a qué precio (si este es a descuento o no), si se pueden o no financiar a través de los agentes del mercado (puestos de bolsa o bancos), quiénes y en que límites de monto para comprar, para proceder a firmar la orden de compra al agente que decida.

Una vez que el plazo concluye, se debería hacer un anuncio oficial que aclare  cuántas personas y que cantidad promedio compraron.

De inmediato, o máximo al día siguiente, se debería empezar a cotizar diariamente la acción en la Bolsa de Valores de Panamá (BVP), donde todos los compradores y los que no tuvieron acceso a la oferta inicial (extranjeros no residentes) tienen la misma oportunidad de comprar; y los que compraron tienen oportunidad de  vender o comprar más a un precio que variará dependiendo únicamente de la oferta y la demanda. Y podrían inscribirse todas las acciones de la compañía inclusive la del Operador (49%) y las remanentes del Estado.

Los ciudadanos que puedan comprar, y ojala a partir de US$1.000, tendrán la oportunidad de recibir dividendos anuales que superan seguramente la inflación que hoy en día nos aqueja y además podrán ver como el precio de la acción puede subir, por la mejora de sus resultados, por el crecimiento económico por venir del país, porque ahora más panameños accionistas se sumen a la empresa o porque algún competidor internacional termine en el futuro comprando al Operador actual y por ende a todos los accionistas al mismo precio. Recuerden el ejemplo de la compra de Banitsmo por HSBC.

El Estado no pierde en esta transacción, todo lo contrario, gana. Y gana no sólo porque obtiene el valor presente de los futuros dividendos, sino que ahora cobrará impuestos por: dividendos, ganancias de capital en la venta de acciones y por el ITBMS en cada compra venta en la BVP.

Y por último, esta operación de inclusión daría inicio a una gran cantidad de oportunidades de inversión para los pequeños inversionistas, así que Bienvenida sea la oferta de “Democratización de Capital” que anunció el ciudadano Presidente.

P.D. Hay un interesante artículo que les invito a leer para que puedan sacar sus propias conclusiones: http://www.elcato.org/quien-le-pertenecen-las-empresas-del-estado

Santiago Fernández Castro

Fuente: Cafebursatil.com