Volver a ¿Qué pensamos?

Conozca a su empleado – Señales de alerta para la prevención de los delitos de blanqueo de capitales

Con las nuevas exigencias regulatorias del mercado de valores de Panamá establecidas en la Ley 23 de 2015, el área de Recursos Humanos participa activamente en la prevención de los delitos de blanqueo de Capitales a través de la “Política Conozca a su Empleado”.

Las áreas de Recursos Humanos y Cumplimiento de los “Sujetos Obligados Financieros” para cumplir adecuadamente con esta política deberán trabajar en equipo, alineando sus actividades y actualizando sus políticas y procesos internos; estableciendo controles al momento de seleccionar el personal, con el deber de conocer el perfil de sus empleados y directivos; y monitoreando periódicamente cambios abruptos en el nivel de vida que puedan levantar algún tipo de sospecha, en especial de aquellos que desempeñan cargos sensitivos dentro de la Empresa.

Está política tendrá éxito en la medida que todos los miembros de una empresa, en especial sus Directivos, estén claros con las consecuencias, y en conjunto contribuyan a establecer actividades dirigidas a:

  • Explicar claramente a sus empleados sus funciones y los riesgos que involucran el incumplimiento de las normas y procedimientos.
  • Planificar y capacitar de manera periódica a los empleados, con el interés de desarrollar sus habilidades y de disminuir las brechas existentes entre el puesto y las competencias.
  • Monitorear y estar atentos a las señales de alerta o a los comportamientos atípicos e inusuales en sus empleados y directivos, como por ejemplo los identificados por la Unidad de Análisis Financiero (UAF):
  • Directivos o empleados que omiten reiteradamente los actos preventivos o de debida diligencia a los que están obligados.
  • Directivos o empleados que usan o prestan su propia dirección domiciliaria o personal para recibir la documentación de los clientes.
  • Directivos o empleados que sin justificación razonable, guardan relación con la naturaleza de su función, efectúan personalmente en su nombre o a través de sus cuentas, transacciones u operaciones de los clientes.
  • Empleados con un estilo de vida que no corresponde a su nivel de ingresos en la compañía o realizan transacciones financieras y de inversión que no corresponden con el monto de sus ingresos, sin una justificación clara y razonable.
  • Empleados renuentes a aceptar cambios, promociones o ascensos en su actividad laboral sin una justificación clara.
  • Empleados que eviten ciertos controles internos o de aprobación, establecidos para determinadas transacciones, productos o servicios financieros.
  • Empleados que frecuentemente tramitan operaciones con excepciones para un determinado cliente.
  • Empleados que frecuentemente incurren en errores, descuadres o inconsistencias y sus explicaciones son insuficientes o inadecuadas.
  • Empleados que omitan la verificación de identidad de una persona o no se verifican sus datos con los registros suministrados en los formatos o base de datos de la entidad.
  • Empleados que insisten en realizar reuniones con clientes en lugares distintos a la oficina, sin justificación alguna, para realizar alguna operación comercial o financiera de un cliente.
  • Empleados que no han comunicado o han ocultado al Oficial de Cumplimiento, información relativa a una operación o cambio en el comportamiento de algún cliente.
  • Empleados principalmente asesores comerciales, que a determinados clientes los atienden en forma preferencial, exclusiva y permanente, o los eximen de ciertos controles, con argumentos tales como: “es bastante conocido,” “es referenciado de otra entidad”, “él solo confía en mí”, “yo le asesoro todos sus negocios” o similares.

Como profesional del área de Recursos Humanos concluyo que tenemos una gran responsabilidad en nuestras manos y sostengo que esta política tendrá un impacto positivo en la medida que las empresas apliquen una cultura de cumplimiento y apego a la Ley, alto compromiso y ética de todos sus empleados; contribuyendo así con la empresa agregándole valor, seguridad y respaldo a todos los productos y servicios que se ofrecen.